Las Puertas del Drama

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Las Puertas del Drama 61

Las Puertas del Drama
LAS VANGUARDIAS EN
EL TEATRO HOY
Nº 61

SUMARIO

Presentación

LAS VANGUARDIAS EN EL TEATRO HOY

Socio de honor

Infancia y juventud

Nuestra dramaturgia

Dramaturgia extranjera

Cuaderno de bitácora

Teatro Exprés

Reseñas

Finalista premio Teatro Exprés, 2023

Pablo Martínez González de Linares
Pablo Martínez González de Linares

Nacido en Madrid el veintiocho de agosto del año dos mil, Pablo Martínez González de Linares siempre tuvo muy claro que su vida sería un sendero artístico. Cautivado por el arte, y especialmente el cine y el teatro desde pequeño, recibe clases de interpretación de parte de Concha Gómez, fundadora de la compañía AnimatT.Sur, en Leganés. Al acabar sus estudios de Bachillerato ingresa en la Escuela de Creación Escénica, dirigida por Oscar Miranda y, tras dos años se presenta a las pruebas de acceso de la especialidad de Dramaturgia en la RESAD (Real Escuela Superior de Arte Dramático.) Allí desarrolla un gusto particular por la comedia y por el teatro clásico y el verso, formándose con profesionales como Fernando Doménech, Juan Antonio Vizcaíno o José Cruz, entre otros. Actualmente cursa su cuarto y último año de formación en la RESAD, a la par que compagina el teatro con otros proyectos artísticos como el cine, el cómic, los videojuegos o la novela.


EL ÚLTIMO DÍA DE NANA Y FANTA

PERSONAJES
NANA
FANTA

ESCENA ÚNICA

(NANA y FANTA, dos perras de raza golden retriever, están en el patio empedrado de granito de una gran finca. Es una tarde soleada en la sierra de Somosierra.)

NANA.- Sí que están tardando en traer el pan, ¿no?

FANTA.- Es raro. Se han marchado a las ocho de la mañana.

NANA.- Habrán ido al mercadillo.

FANTA.- Y Antonio se ha ido con ellos.

NANA.- Lo hace muchas veces.

FANTA.- Eso era hace muchos años.

NANA.- Le apetecería ver el pueblo.

FANTA.- Se lo sabe de memoria.

NANA.- ¿Y Mercedes no? Ella va todos los domingos.

FANTA.- ¡Alguien tiene que comprar el pan! ¡O la fruta! ¡La carne!

NANA.- ¿Dónde? ¿Dónde?

FANTA.- ¡La que te sobra de la barriga! Tonta de baba…

NANA.- ¡No estoy gorda! El veterinario dijo que era un tumor.

FANTA.- ¿Sabes qué es eso?

NANA.- No. ¡Pero no estoy gorda!

FANTA.- Nana. Eres gorda, vieja y tonta.

NANA.- Estás celosa. Porque Antonio me quiere más a mí.

FANTA.- No te hace falta abuela.

NANA.- Me ha abrazado a mí primero.

FANTA.- ¿Sigue sin parecerte raro? El primer día en años que sale, va el señor y nos abraza a las dos.

NANA.- Porque nos quiere.

FANTA.- ¿Y por qué lloraba?

NANA.- Para mí que estaba lloviendo.

FANTA.- Y aquellos bultos que cargaban en el coche…

NANA.- Habrán ido a comprar mucho. Necesitarán donde transportarlo. ¿Verdad, Fanta? ¿Fanta? ¿Fanta?

FANTA.- Nana… Creo que se han ido.

NANA.- A comprar.

FANTA.- No. Ido. Se han ido de casa.

NANA.- Hasta que vuelvan.

FANTA.- ¡No! Me parece que no van a regresar.

NANA.- ¿Has estado masticando las hierbas de la valla otra vez?

FANTA.- ¡Eso fue sólo una vez! Piénsalo, Nana. Mercedes y Antonio se van, se llevan consigo muchos bultos. Antonio nos abraza antes de irse. Se pone a llorar…

NANA.- ¡Que estaba lloviendo!

FANTA.- ¡Si no hay ni una nube!

NANA.- A lo mejor iban a tirar cosas. Basura, objetos viejos…

FANTA.- El garaje sigue a reventar de antiguallas.

(Pausa.)

NANA.- ¿No van a volver?

FANTA.- No lo creo.

NANA.- ¿Sabes lo que significa eso?

FANTA.- No creo que nos dejen sin…

NANA.- ¡Podemos hacer lo que nos dé la gana!

FANTA.- ¿Cómo?

NANA.- ¡Toda la finca ahora es nuestra! ¡Podemos entrar al jardín de Mercedes! ¡Podemos dormir en el balancín! ¡Podemos reventar las ventanas de la casa y entrar! ¡Podemos dormir dentro de casa! ¡A la mierda el granito!

FANTA.- No sé qué es ese tumor que tienes, pero te está afectando.

NANA.- ¡Somos libres, Fanta! No más normas. No más restricciones. Podemos hacer lo que nos venga en gana. Lo que nos salga de nuestras patas.

FANTA.- Se te olvida una pequeña cosa.

NANA.- ¿El qué?

FANTA.- ¿Quién va a cuidar de nosotras?

NANA.- Alguien vendrá a ocuparse de nosotras. Hasta entonces…

FANTA.- ¿Alguien vendrá a ocuparse de nosotras?

NANA.- Antonio no va a dejar que nos muramos de hambre…

FANTA.- Has dicho que van a venir a ocuparse de nosotras.

NANA.- Fanta, ¿no me has oído?

FANTA.- Ocuparse de nosotras…

NANA.- Ocuparse de nosotras, claro.

FANTA.- Ocuparse.

NANA.- Sí.

FANTA.- ¿Morirnos de hambre?

NANA.- No. Que Antonio no va a dejar que nos muramos de hambre.

FANTA.- Que nos muramos.

NANA.- Que NO nos muramos de hambre.

FANTA.- Morirse.

NANA.- No morirse de hambre.

FANTA.- Morirse de otra cosa. Antonio se ha ido a morir. Y Mercedes también.

NANA.- Sólo sabemos que han dejado la casa.

FANTA.- SU casa. En la que han vivido desde siempre. Se han ido a morir.

NANA.- No tenemos pruebas de eso, Fanta.

FANTA.- Antonio ha llorado cuando nos ha abrazado…

NANA.- ¿No estaba lloviendo?

FANTA.- Los bultos.

NANA.- Basura para tirar.

FANTA.- Se han llevado sus cosas.

NANA.- ¡La casa es nuestra!

FANTA.- Alguien vendrá a ocuparse nosotras.

NANA.- No nos moriremos de hambre.

FANTA.– No de hambre.

NANA.- Antonio no puede dejarnos morir de hambre.

FANTA.- Antonio, vuelve. Quiero abrazarte.

NANA.- Antonio. ¿Has llenado nuestros comederos?

FANTA.- No sabíamos que te ibas.

NANA.- No puedes dejarnos. No te hemos dicho adiós. No quiero la casa.

FANTA.- Si te has ido a morir…

NANA.- No te hemos dicho adiós.

FANTA.- Tú no puedes morir.

NANA.- Antonio, vuelve con nosotras.

FANTA.- Antonio, vuelve a ordenarnos que nos sentemos.

NANA.- Antonio, no queremos morirnos de hambre.

FANTA.- ¿Quién va a ocuparse nosotras?

NANA.- ¿Cómo se van a ocupar de nosotras?

FANTA.- Morirnos de hambre.

NANA.- Ocuparse de nosotras.

FANTA.- ¿Por qué llorabas?

NANA.- Queremos decirte adiós.

FANTA.- Adiós, Nana.

NANA.- ¿Fanta?

FANTA.- Adiós. Alguien viene a ocuparse de nosotras.

NANA.- Fanta, no nos moriremos de hambre.

FANTA.- No. Pero alguien viene a ocuparse de nosotras.

NANA.- No te vayas, Fanta.

FANTA.- No te vayas, Nana.

NANA.- No me digas adiós.

FANTA.- Adiós, Nana.

NANA.- Adiós, Fanta.

(Pausa.)

FANTA.- Guau.

NANA.- Guau.

FANTA.- Guau. Guau, guau, guau…

NANA.- Guau. Guau.

NANA Y FANTA.- ¡Auuuuuuuuuuuu!

FIN