Las Puertas del Drama

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Las Puertas del Drama 61

Las Puertas del Drama
LAS VANGUARDIAS EN
EL TEATRO HOY
Nº 61

SUMARIO

Presentación

LAS VANGUARDIAS EN EL TEATRO HOY

Socio de honor

Infancia y juventud

Nuestra dramaturgia

Dramaturgia extranjera

Cuaderno de bitácora

Teatro Exprés

Reseñas

Teatro documental de objetos a la vanguardia

Ana Fernández Valbuena

TEATRO DE OBJETOS Y MARIONETAS

Autómata de La Tartana Teatro, expuesta en TOPIC, Tolosa, 2023. Copyright Dani Domínguez.
Fuente: https://topic.eus/exposicion/la-tartana-teatro-45-anos-en-el-arte-del-titere/
Autómata de La Tartana Teatro, expuesta en TOPIC, Tolosa, 2023. Copyright Dani Domínguez.
Fuente: https://topic.eus/exposicion/la-tartana-teatro-45-anos-en-el-arte-del-titere/

El valor simbólico del objeto o la pinturas representativa y sus usos con poderes mágicos viene de muy antiguo: las culturas más arcaicas figuraban al ser humano, los animales que deseaban cazar, o los dioses domésticos, mediante materias diversas1. El paso hacia la manipulación de estos objetos para hacerlos animados –una escultura en movimiento– es tan ancestral como el juego infantil con ellos y pasó pronto a codificarse en forma de espectáculo doméstico, antes de convertirse en representación de mayor alcance. ¿Qué otra cosa hacemos cuando concebimos que un hombre puede convertirse en dios y representarse mediante un objeto?2 Siguiendo esa senda secular, las vanguardias históricas y su regreso a las fuentes ancestrales del arte aportaron teorías como la formulada por Gordon Craig del actor como Supermarioneta3; o la fascinación por la tradición de guiñoles y polichinelas que cautivaron a Valle Inclán y García Lorca, cuyas farsas, según J. Rubio4 se sitúan entre el teatro para actores y para muñecos.

Teorías posteriores emparentadas con lo político, como las de la compañía americana Bread∞Puppet –fundada en 1963– se han servido de las marionetas como herramienta de protesta y agitación social5. No debe por tanto extrañarnos que, en cabeza de las nuevas vías expresivas del siglo XXI, el arte de la marioneta y los objetos se revele hoy como un lenguaje ineludible, para la innovación en el teatro contemporáneo6.

TEATRO DOCUMENTAL DE OBJETOS

Si el teatro documental, o teatro documento, se basa en ellos para construir su dramaturgia y participar en el debate social a través del arte, su versión “de objetos” pone en escena los documentos como portadores de una narración escénica que se desprende de ellos gracias a una esmerada investigación de campo y a una sutil construcción de verdades alternativas. Los creadores que se entregan a esa búsqueda, en una especie de moderna arqueología, cultivan una poética que trata las cosas como residuos de la memoria, capaces de revelar sus misterios “con lenta intensidad”7, convirtiéndose en “un punto de encuentro entre testigos humanos y no humanos”.

Referente de vanguardia en el teatro documental basado en los objetos es Shaday Larios, fundadora, junto a Jomi Oligor, de la compañía Oligor-Microscopia8, para buscar “la memoria de las cosas, de los afectos que resguardan y de cómo son capaces de hablar de las personas y de su comunidad” (Larios, 2019). El tándem lleva la memoria a un teatro de pequeño formato: en manos de artistas como ellos lo diminuto puede compartirse gracias a las proyecciones, los cristales de aumento –el microscopio– la manipulación agrandada de lo chiquito mediante los gestos, o la cercanía del espectador, pues sus espectáculos se producen para un aforo extra-reducido. El mini aforo nos hace regresar, tal vez, al teatrito de la infancia que hacía el vecino en su salón de casa, para los hijos y sus amiguitos; tan cerca, que no había diferencia entre la marioneta y el manipulador, entre la persona y el personaje, pues eran uno y muchos en el juego especular de la animación. Solo que, en el caso del teatro documental de objetos, éste es portador no de una ficción, sino de una intrahistoria: “Todo objeto cotidiano es un archivo en potencia; desde su aparente pequeñez tiene la capacidad de hablarnos de un barrio, de una ciudad.” Algunas cosas se convierten incluso en geobjetos, capaces de ofrecer cartografías alternativas de un territorio, como en el caso de su investigación para el Barri Vell de Girona (2018), o para el muro de Berlín, del mismo año.

Con la intención de sustentar la importancia de los objetos como exponentes de lo inacabado en su forma teatralizada, estos creadores se acogen a las teorías de Marina Garcés9:

La historicidad no es la acumulación de pasados ni la proyección de futuros, sino la potencia inacabada de procesos históricos. Solamente esta potencia de inacabamiento, que la sensibilidad y el pensamiento pueden recoger y transmitir, nos devuelve el carácter contencioso de la historia.

Otros de sus trabajos trenzan historias cruzadas: la de quienes poseyeron las cosas, junto a la de quienes las cuidan y ponen en valor, como en su más reciente trabajo para el Museo de Artes Decorativas de Madrid (2023)10.

Detalle del espectáculo Archivo de la delicadeza, Museo de Artes Decorativas, Madrid, 2023. Copyright Detectives de objetos.
Detalle del espectáculo Archivo de la delicadeza, Museo de Artes Decorativas, Madrid, 2023. Copyright Detectives de objetos.

En un mercado del espectáculo cada vez más volcado a las macro experiencias – conciertos de masas, grandes musicales, shows basados en hologramas y proyecciones inmersivas, etc., la sutil tarea de puesta en escena de los objetos documentales por parte de estos creadores, su profundo trabajo de campo y el compromiso con la preservación de la memoria a través del teatro son, en mi opinión, elementos de plena vanguardia en su forma y en su fondo. Sus esmerados gestos vanguardistas vienen avalados, además, internacionalmente por su participación en espacios como el Festival de teatro de las cosas de Berlín –Theater der Dinge– uno de los más reconocidos festivales de teatro de marionetas y objetos, promovido por la veterana compañía Schaubünhe. Los detectives de objetos mostraron en Berlín el fruto de una residencia en 2018, para las conmemoraciones de la caída del muro: Diario entre líneas11.

In this year’s edition, the festival will deal with the mechanisms of remembrance and asks how objects provoke history and memory, in a private and in a public way, focusing on intimate processes as well as on the construction of national narratives, individual and collective identities. 

/…/

The festival is known for staging recent tendencies, focusing on unique artistic quality and aesthetic diversity and searching for the borders of the genre.12

En el marco de esta residencia que llevó a su Diario ente líneas, Shaday Larios y sus compañeros expresaban así la relación con los objetos13:

La ciudad sin centro es un campo de objetos en tránsito.
Medimos nuestras distancias.
No entendemos alemán, pero sí entendemos el lenguaje de los objetos y cómo rompen los silencios.

En camino parecido, y acogido a la necesidad de romper los silencios, el director y dramaturgo Xavier Bobés promovió, por su lado, El mar: visión de unos niños que no lo han visto nunca14, con texto suyo y de Alberto Conejero. Juntos, rescataron la historia de Antoni Benaiges, maestro republicano asesinado en los primeros días de la Guerra Civil y lo hicieron a través de los objetos que jalonaron su labor pedagógica: fotografías, cuadernos rescatados de su paso por una escuela turolense donde enseñó, y otros objetos de la época reconstruidos o reproducidos: “La pieza propone un dispositivo en el que los objetos, el poema y el material documental conviven sin jerarquías”, reza su web Bobés ha creado, con éxito de crítica, hasta la fecha ocho espectáculos de objetos y define así su poética (en la misma web): 

Apasionado de la poética de los objetos, investiga desde hace más de diecisiete años con todo tipo de objetos cotidianos. Colabora con otros creadores asesorando procesos de investigación y escritura objetual. Profundiza en la búsqueda del contenido simbólico y teatral de los objetos y de todo aquello aparentemente banal. 

Estas metodologías teatrales de trabajo documental con objetos ha hecho escuela en la última década, como lo demuestran los trabajos de El Patio teatro, programados en distintas temporadas del CDN, y galardonados en varios festivales de teatro de objetos. Entre ellos, el entrañable Conservando memoria (2019)

X. Bobés y Sergi Torrecilla en El maestro que prometió el mar (2023), Copyright David Ruano, 2023.
X. Bobés y Sergi Torrecilla en El maestro que prometió el mar (2023), Copyright David Ruano, 2023.

A ellos se suman muchos espectáculos de pequeño formato basados en objetos, programados en festivales como Titirijai, 2023, o FETEN  entre otros.

Ante lo inmenso de la tarea de rememorar en su proyecto sobre el muro de Berlín, se preguntaba Shaday Larios (Detectives de objetos, cit., 114):

¿Qué políticas de lo sutil, qué políticas alternas de la memoria podría aportar la cultura material ante esta sensación de vastedad? /…/ ¿Serían los objetos capaces de fracturar las partes más compactas, más duras de un macrorelato histórico como lo era la caída del muro de Berlín y dejarnos llegar a otras zona vulnerables, tal vez desapercibidas por el teatro monumental de la memoria?

Si las vanguardias teatrales han buscado a menudo la renovación mediante la negación de las formas del pasado, de ese “monumental teatro histórico”, el teatro documental de objetos devuelve la memoria a la materia primigenia de la vida y a la sencillez de la poesía como rescate de lo importante, de lo más humano. Por fortuna, siempre en la vanguardia.

Notas

  1. Como señalaba el semiótico Otakar Zich (1923), el muñeco “puede llegar a ser el resultado de un concepto irreal de su modelo; así se convierte en un símbolo verdadero del ser humano, un tipo, alejándose de la proyección de un individuo concreto” (citado en Titeresante)
  2. Este sugerente punto de partida se expresaba ya en Badiou, Maryse. L’ombra i la marioneta o les figures dels dèus, Institut del Teatre, Barcelona, 1988.
  3. G. Craig explica su visión en The Marionette, Florencia, 1918. Su concepto preconiza un actor cuyas acciones no tendrían que motivarse psicológicamente, sino ser simbólicas; el actor como una especie máscara que el público debe desentrañar para dilucidar sus mensajes.
  4. Rubio, Jesús. “Títeres y renovación artística en España durante el siglo XX”, en AAVV. Títeres, Fundación Joaquín Díaz, Urueña, 2004, pp. 32-59.
  5. https://breadandpuppet.org El nombre, que significa “Pan y Marionetas”, tiene su origen, entre otras referencias, en el deseo de generar comunidad durante sus primeros años de actividad, cuando repartían entre el público rebanadas de pan con aceite; también por el principio de que el teatro de marionetas debía ser como el pan: un bien de primera necesidad.
  6. Puede verse a propósito Fernández Valbuena: “Escribir teatro para títeres y objetos” en AAVV: Escribir para la escena hoy, vol. II, Ediciones de la Academia, 2024. Y consultar: AAVV. Poétiques de l’illusion. Dialogues contemporaines entre marionnette et magie. Alternatives théâtrales, Bruselas, 2018 ; y AAVV Le théâtre dédoublé, Alternatives théâtrales, Bruselas, 2001. Ambos presentan valiosos datos sobre creadores europeos de teatro de objetos en el siglo XXI y distintas tendencias estéticas de este arte.
  7. Así lo expresa Shaday Larios en Detectives de objetos, La uña rota, Segovia, 2019, p. 13. Otras referencias de esta creadora en http://www.larota.es/catálogo/libros-del-apuntador/teatro-de-objetos-documentales y en Larios, Shaday: Los objetos vivos. Escenario de materia indócil, Paso de gato, México, 2018.
  8. https://www.oligorymicroscopia.org/oligor-y-microscopia/ Así reza su hermoso lema: “Objetos. Memoria. Miniaturas. Mecanismos. Fragilidad.”
  9. Garcés, Marina, Ciudad princesa, Galaxia Gutemberg, Barcelona, 2018, p. 238.
  10. Se trata de Archivo de la delicadeza, a medio camino entre la literatura y la etnografía, estrenado en el marco del 41 Festival de Otoño de Madrid, 2023, y editado en La uña rota, 2024.
  11. https://www.accioncultural.es/en/theater-der-dinge-2018-international-festival-of-contemporary-puppetry-and-object-theatre–origen-ws-pice_5b053913a8ccc
  12. “La edición de este año se confronta con los mecanismos de la remembranza y se pregunta en qué modo los objetos generan historia y memoria, en el ámbito de lo privado y de lo público, centrándose en los procesos íntimos tanto como en la construcción de las narrativas nacionales y las identidades colectivas e individuales. /…/ El Festival, conocido por poner en escena las tendencias estéticas más recientes, mira por la calidad artísticas y la diversidad estética e investiga sobre las fronteras entre los géneros.” (Trad. de la autora).
  13. Detectives de objetos, 2019, p. 110.
  14. La dramaturgia está basada en textos verdaderos de los niños y niñas de la escuela turolense de Bañuelos de Bureba, en 1936. El texto se ha publicado en Ediciones Antígona, Madrid, 2023, y la historia se ha llevado también a la pantalla: El maestro que prometió el mar, dirección Patricia Font, 2023.